Frost Byte

Uno de los juguetes más populares de los ochentanoventas (esa década dudosa que duró 15 ó 16 años, al menos en España) fue el Slinky, una especie de muelle en espiral que se plegaba y bajaba las escaleras de tu portal por si mismo y que provocaba el asombro de tus vecinas marujas cuando “limpiaban la mirilla”.

Admítelo, tuviste una mierda de estas.

Admítelo, tuviste una mierda de estas.

Este concepto de muelle en movimiento fue usado por Chris Hinsley y Nick Jones en 1986 para dar luz a Frost Byte, un arcade “pasa-pantallas” (sin scroll) de los que se estilaban en la época y que tenía como principal característica el curioso movimiento del personaje, similar a la del juguete citado anteriormente. El juego se lanzó para Amstrad, Commodore 64 y Spectrum. Las fotos que aquí ubicamos son de esta última versión.

Si, la portada no era precisamente de Azpiri.

Si, la portada no era precisamente de Azpiri.

La historia nos metía en la piel de Hickey el kreezer. Los kreezer son pequeñas criaturas que se mueven como el Slinky y en este caso nuestro heroe tiene como misión rescatar a cinco compañeros enjaulados a lo largo de cinco niveles en un mundo helado lleno de enemigos cabrones.

Hay está nuestro héroe, presto a rescatar a su compañero.

Ahí está nuestro crack, presto a rescatar a su compañero.

Existen diferentes power-ups repartidos por el escenario que nos proporcionarán disparos, más velocidad, saltos más altos o mayor resistencia a las caídas, nuestro personaje puede saltar en vertical y disparar hacia el lado al que se dirige lo que facilitará en parte despejar el camino de los molestos enemigos.

A ratos el juego puede recordarnos a "la Pulga" de Invescomp.

A ratos el juego puede recordarnos a “La Pulga” de Invescomp.

El juego en sí es bastante divertido y tecnicamente resultón (para ser del 86) pero con una dificultad que roza lo absurdo, como en tantos juegos de ordenadores de 8 bits. Con mucha práctica conseguiremos pasar los dos primeros niveles y a partir de ahí el reto es para titanes, a no ser claro que uséis pokes.

En el último nivel salimos de las mazmorras heladas a la superficie, con palmeras y todo, que lujo.

En el último nivel salimos de las mazmorras heladas a la superficie, con palmeras y todo, que lujo.

En síntesis, Frost Byte es un juego bastante recomendable aún hoy en día para al menos echar unas partidas y ver si sois capaces de terminar el primer nivel. Dejo un walktrough cortesía de RZX Archive para que le echéis un vistazo al juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s