El CD no empezó con la Play: Juegos en formato CD para Spectrum y C64

Si preguntamos a algún usuario de videojuegos que le sugiere el formato CD-ROM en el mundillo, la inmensa mayoría de la gente nos responderá cosas como “Play Station”, “Sega Saturn” o íncluso “Mega CD”.

Ridge Racer [U] [SCUS-94300]-front

Cuando piensas en un juego de PSX inevitablemente piensas en este.

Asimilamos el formato CD como algo de los años noventa, quizás de bien entrada la década . Algunos aficionados al tema de la informática y videojuegos retro incluso “desprecian” (con cariño) el formato por ser algo reciente, poco dado aún a la nostalgia.

codemasters cd games pack

Ni a los de Retrocables se les hubiera ocurrido.

 

Por eso sorprenderá a algunos el hecho de que este formato se utilizara comercialmente como soporte para ¡ordenadores de 8 bits!. Fue en 1989 cuando Codemasters (compañía que distribuyó una gran cantidad de titulos de desigual calidad para los 8 bits) lanzó un pack en el que se incluía un CD con 30 pistas diferentes dónde cada pista era una carga individual para cada juego.

CDgamepack.3

Lo podían haber vendido en la Teletienda rollo “Las mejores juegos de la historia y si compras de aquí a media hora te regalamos un cuchillo de cocina que no te hace falta”

¿Cómo se cargaba el CD? ¿Lo metíamos en la pletina del +2 gris o en el datassette del C64 a presión y a ver qué pasaba? Pues evidentemente no. El pack incluía un cassette y un cable con un jack a un extremo y un puerto de joystick al otro, el cassette cargaba un programa en el ordenador que transformaba el audio en datos a través del puerto del joystick, el jack evidentemente debías conectarlo a una cadena que reprodujera CDs. Esto permitía cargas más rápidas y almacenar una gran cantidad de juegos en un solo pack (riete tu de El Lingote de Erbe).

800px-CodemastersCDforC64

La versión para Commodre 64, muy maja ella.

 

Comercialmente la cosa no tuvo demasiado éxito y se distribuyeron pocas unidades para Spectrum y Commodore, la versión de Amstrad CPC se terminó de desarrollar pero no llegó finalmente a las tiendas. Era el final de la década de los 80 y los microordenadores empezaban a mostrar síntomas de fatiga, además la recopilación no acompañaba especialmente, había bastante morralla en el pack aunque también titulos de relumbrón como Dizzy, BMX Simulator 2 o Phantomas 2. En cualquier caso su peso como anécdota en este universo es bastante llamativo. Por cierto, dicen que aún pululan estos packs por ebay y no tienen pinta de ser baratos…

StreetGangFootball

En el pack venía el Street Gang Football, que es una mierda de juego de fútbol callejero pero ¡con punkies oye!

Anuncios

Desde Rusia con Amor

Es bien sabido que en la década de los 80 hubo una consola que revolucionó los videojuegos en buena parte del mundo desarrollado. La Famicom fue la primera consola de masas en Japón y su versión Occidental, la Nes, un auténtico Boom en EE.UU y en buena parte de la Europa Occidental. Menos conocido es que pocos años después cuando SuperNes y Megadrive/Genesis iluminaban los televisores de buena parte de la chavalada del primer mundo, un simpático elefante hacía las veces de Super Mario como mascota de uno de los casos de piratería más alucinantes  que un servidor haya visto.

Ni siquiera Poochie molaba tanto…

Ni siquiera Poochie molaba tanto…

La consola era una Nes pirata con el Pinout de la versión Japonesa, es decir, compatible con los pequeños cartuchos de Famicom, pero no con los típicos cartuchazos grises de Nes que todos conocemos. Hubo dos  versiones de la consola, Dendy y Dendy Jr, siendo esta última muy parecida estéticamente a la versión Japonesa de la consola de Nintendo:

La consola era básicamente un clon de la Famicom, muy similar a otros clones populares como los que tuvimos en España y Latinoamérica. 

La consola era básicamente un clon de la Famicom, muy similar a otros clones populares como los que tuvimos en España y Latinoamérica.

 Hasta ahí todo bien, nada raro, en nuestros países también tuvimos infinidad de clones de Nes que nos dieron muchas de horas de diversión, eso sí, todos sabíamos que eran clones de la Nes y por lo menos en España, el 99% de los cartuchos que usábamos en estas consolas eran cartuchos originales de Nes salvo el típico cartucho 74 in 1 o similar que solía venir con la Nasa, Yess o Creation de turno.

En Rusia la situación era diferente, puesto que los Rusos no tenían la certeza de tener un clon de Nintendo, pensaban que Dendy era la marca oficial y que el resto de clones chinos de inferior calidad que pululaban por las tiendas de consumo electrónico Rusas eran copias de Dendy, incluso los cartuchos de la propia Dendy llevaban una pegatina en la parte posterior para demostrar su autenticidad.

Cartucho “oficial” de Dendy, con su número de atención al cliente y todo…

Cartucho “oficial” de Dendy, con su número de atención al cliente y todo…

Tanto las consolas como los juegos “licenciados” eran fabricados por una empresa Rusa llamada Steepler, la consola tuvo bastante éxito hasta mediados de los años 90 y llegó a ser tan popular que tuvo su propio programa de TV, revista e incluso libros de trucos y pistas para los juegos:
a6

Steepler también distribuyó clones de Sega Megadrive y cartuchos chinos para la misma e incluso llegó a firmar un contrato con Nintendo para distribuir oficialmente SuperNes en Rusia, aunque ninguno de estos sistemas de 16 bit tuvieron tantísimo éxito como el Dendy original. Os dejo un vídeo documental con subtítulos en Español del genial Youtuber Ruso Kinamina, al que le debemos toda la información de esta entrada.

 

Arch Rivals

Este fin de semana se ha celebrado el All Star de la NBA con los hermanos Gasol estelarizando el encuentro según la prensa española, yo la verdad es que viendo las estadísticas del partido con 10 y 6 puntos respectivamente tengo serias dudas de que hayan sido los cracks indiscutibles del evento. Aunque hay que reconocer el esfuerzo y el mérito es curioso como alteran la realidad los medios deportivos españoles para atraer la atención del lector. El caso es que vengo hoy a hablar de un juego de baloncesto bastante “reshulón”, muy arcade y poco dado a florituras: se trata de Arch Rivals en su versión para Mega Drive.

Flipo con el que está colgado del aro.

Flipo con el que está colgado del aro.

El juego fue desarrollado por Midway en 1989 para máquinas arcade y siendo portado más tarde para Nes y Mega Drive, versión en la que centraremos esta review. Arch Rivals plantea un basket bastante peculiar, en una cancha con equipos de dos jugadores en partidos en los que la violencia no se castiga por el arbitro. Podemos repartir hostiejas a diestro y siniestro, tumbar a nuestros oponentes y robar el balón de forma violenta con total impunidad. Evidentemente el que más puntos meta es el que acaba ganando, tan sencillo como eso.

Toma guantazo pringao...

Toma guantazo pringao…

En el apartado jugable nos encontramos una mecánica innovadora para la época en la que el jugador controla solo a uno de los dos miembros del equipo mientras que el otro es controlado por la máquina y que aunque se mueve libremente por el campo obedece a ciertas órdenes como pasar o tirar a canasta cuándo pulsamos los botones del pad. Este tipo de control que sería perfeccionado más tarde en el NBA Jam de la propia Midway permite desarrollar jugadas efectivas como desmarques, asistencias al espacio, bloqueos, etc.

In your face perdedores

In your face perdedores

Arch Rivals consta, en su versión de Mega Drive de tán solo cuatro equipos, , algunos basados en ciudades con equipos de la NBA y facilmente reconocibles en sus colores y otros inventados. Independientemente del equipo que escojamos podremos elegir además los jugadores entre un elenco de ocho con diferentes habilidades lo que permite varias configuraciones de equipos distintas. Lamentablemente y siendo este el gran punto flojo del juego no podemos participar en torneo, liga o campeonato alguno limitándose el juego a simples partidos amistosos (aunque de amistosos tienen poco ya que las hostias se suceden a base de bien).

Es complicado pedirse a otro que no sea Mohawk, el moreno con cresta , Muy Mr. T el hombre.

Es complicado pedirse a otro que no sea Mohawk, el moreno con cresta. Muy Mr. T el hombre.

Tecnicamente al ser un port de un arcade de 1989 pero lanzado en 1992 no nos encontramos con ninguna maravilla y más bien podríamos considerarlo un juego “pobre” para el sistema de 16 bits de Sega, con unos gráficos y efectos sonoros bastante discretos. Además el motor del juego no está todo lo testeado que debería siendo bastante fácil anotar desde casi lugar de la cancha. Pese a los defectos puede resultar bastante entretenido en modo de dos jugadores.

¡En suspensión prehmo!

¡En suspensión prehmo!

Arch Rivals no es ninguna maravilla del ocio electrónico pero puede servir como entretenimiento ocasional de forma bastante decente. Y aunque no ha pasado como un gran clásico a la historia de los videojuegos si que sentó las bases del recordadísimo y ya mencionado NBA Jam, dejo un video para mostrar el videojuego (cortesía de Megadrive Channel) y quien sabe, quizá despertar el gusanillo de algún curioso que quiera probarlo en emulador o en soporte físico.

La cheerleader groupie de Mohawk.

La cheerleader groupie de Mohawk.

Frost Byte

Uno de los juguetes más populares de los ochentanoventas (esa década dudosa que duró 15 ó 16 años, al menos en España) fue el Slinky, una especie de muelle en espiral que se plegaba y bajaba las escaleras de tu portal por si mismo y que provocaba el asombro de tus vecinas marujas cuando “limpiaban la mirilla”.

Admítelo, tuviste una mierda de estas.

Admítelo, tuviste una mierda de estas.

Este concepto de muelle en movimiento fue usado por Chris Hinsley y Nick Jones en 1986 para dar luz a Frost Byte, un arcade “pasa-pantallas” (sin scroll) de los que se estilaban en la época y que tenía como principal característica el curioso movimiento del personaje, similar a la del juguete citado anteriormente. El juego se lanzó para Amstrad, Commodore 64 y Spectrum. Las fotos que aquí ubicamos son de esta última versión.

Si, la portada no era precisamente de Azpiri.

Si, la portada no era precisamente de Azpiri.

La historia nos metía en la piel de Hickey el kreezer. Los kreezer son pequeñas criaturas que se mueven como el Slinky y en este caso nuestro heroe tiene como misión rescatar a cinco compañeros enjaulados a lo largo de cinco niveles en un mundo helado lleno de enemigos cabrones.

Hay está nuestro héroe, presto a rescatar a su compañero.

Ahí está nuestro crack, presto a rescatar a su compañero.

Existen diferentes power-ups repartidos por el escenario que nos proporcionarán disparos, más velocidad, saltos más altos o mayor resistencia a las caídas, nuestro personaje puede saltar en vertical y disparar hacia el lado al que se dirige lo que facilitará en parte despejar el camino de los molestos enemigos.

A ratos el juego puede recordarnos a "la Pulga" de Invescomp.

A ratos el juego puede recordarnos a “La Pulga” de Invescomp.

El juego en sí es bastante divertido y tecnicamente resultón (para ser del 86) pero con una dificultad que roza lo absurdo, como en tantos juegos de ordenadores de 8 bits. Con mucha práctica conseguiremos pasar los dos primeros niveles y a partir de ahí el reto es para titanes, a no ser claro que uséis pokes.

En el último nivel salimos de las mazmorras heladas a la superficie, con palmeras y todo, que lujo.

En el último nivel salimos de las mazmorras heladas a la superficie, con palmeras y todo, que lujo.

En síntesis, Frost Byte es un juego bastante recomendable aún hoy en día para al menos echar unas partidas y ver si sois capaces de terminar el primer nivel. Dejo un walktrough cortesía de RZX Archive para que le echéis un vistazo al juego.

Bienvenidos a Twin Bits

Sed bienvenidos a Twin Bits, otro blog (más) de videojuegos retro. Quien suscribe (Bucky) es un blogger veterano y, como diría Troy McClure, tal vez me recuerden de algún otro blog sobre el tema como Master System Crew (que aún puede visitarse), espacio dónde hablaba sobre la Master System y sus juegos y que imperdonablemente por mi parte dejé de actualizar por falta de tiempo.

La buena noticia es que de nuevo hay tiempo y sobre todo muchas ganas de seguir aportando pinceladas a la blogesfera del retrogaming y además en esta nueva aventura tenemos dos principales novedades. La primera es que no nos limitaremos a un sistema sino que abarcaremos gran cantidad de máquinas y juegos de 8, 16 y 32 bits. La segunda es que en esta ocasión me acompaña un compañero de excepción que no es otro que Roboprime, aka RPRM y que además es, como el propio del blog indica mi twin brother. Vamos a albergar en este mismo espacio no solo entradas en las que hablaremos de juegos, máquinas y coleccionismo sino también un incipiente podcast que esperamos que guste al personal.

Sin más dilación y a riesgo de ser reiterativo, ¡Sed bienvenidos a Twin Bits!

backseat-gaming-Nina-Matsumoto-sapcecoyotoe-gamedeals-retro-games-bomber-man-samus-sonic-final-fantasy-7-halo-sackboy