El CD no empezó con la Play: Juegos en formato CD para Spectrum y C64

Si preguntamos a algún usuario de videojuegos que le sugiere el formato CD-ROM en el mundillo, la inmensa mayoría de la gente nos responderá cosas como “Play Station”, “Sega Saturn” o íncluso “Mega CD”.

Ridge Racer [U] [SCUS-94300]-front

Cuando piensas en un juego de PSX inevitablemente piensas en este.

Asimilamos el formato CD como algo de los años noventa, quizás de bien entrada la década . Algunos aficionados al tema de la informática y videojuegos retro incluso “desprecian” (con cariño) el formato por ser algo reciente, poco dado aún a la nostalgia.

codemasters cd games pack

Ni a los de Retrocables se les hubiera ocurrido.

 

Por eso sorprenderá a algunos el hecho de que este formato se utilizara comercialmente como soporte para ¡ordenadores de 8 bits!. Fue en 1989 cuando Codemasters (compañía que distribuyó una gran cantidad de titulos de desigual calidad para los 8 bits) lanzó un pack en el que se incluía un CD con 30 pistas diferentes dónde cada pista era una carga individual para cada juego.

CDgamepack.3

Lo podían haber vendido en la Teletienda rollo “Las mejores juegos de la historia y si compras de aquí a media hora te regalamos un cuchillo de cocina que no te hace falta”

¿Cómo se cargaba el CD? ¿Lo metíamos en la pletina del +2 gris o en el datassette del C64 a presión y a ver qué pasaba? Pues evidentemente no. El pack incluía un cassette y un cable con un jack a un extremo y un puerto de joystick al otro, el cassette cargaba un programa en el ordenador que transformaba el audio en datos a través del puerto del joystick, el jack evidentemente debías conectarlo a una cadena que reprodujera CDs. Esto permitía cargas más rápidas y almacenar una gran cantidad de juegos en un solo pack (riete tu de El Lingote de Erbe).

800px-CodemastersCDforC64

La versión para Commodre 64, muy maja ella.

 

Comercialmente la cosa no tuvo demasiado éxito y se distribuyeron pocas unidades para Spectrum y Commodore, la versión de Amstrad CPC se terminó de desarrollar pero no llegó finalmente a las tiendas. Era el final de la década de los 80 y los microordenadores empezaban a mostrar síntomas de fatiga, además la recopilación no acompañaba especialmente, había bastante morralla en el pack aunque también titulos de relumbrón como Dizzy, BMX Simulator 2 o Phantomas 2. En cualquier caso su peso como anécdota en este universo es bastante llamativo. Por cierto, dicen que aún pululan estos packs por ebay y no tienen pinta de ser baratos…

StreetGangFootball

En el pack venía el Street Gang Football, que es una mierda de juego de fútbol callejero pero ¡con punkies oye!

Frost Byte

Uno de los juguetes más populares de los ochentanoventas (esa década dudosa que duró 15 ó 16 años, al menos en España) fue el Slinky, una especie de muelle en espiral que se plegaba y bajaba las escaleras de tu portal por si mismo y que provocaba el asombro de tus vecinas marujas cuando “limpiaban la mirilla”.

Admítelo, tuviste una mierda de estas.

Admítelo, tuviste una mierda de estas.

Este concepto de muelle en movimiento fue usado por Chris Hinsley y Nick Jones en 1986 para dar luz a Frost Byte, un arcade “pasa-pantallas” (sin scroll) de los que se estilaban en la época y que tenía como principal característica el curioso movimiento del personaje, similar a la del juguete citado anteriormente. El juego se lanzó para Amstrad, Commodore 64 y Spectrum. Las fotos que aquí ubicamos son de esta última versión.

Si, la portada no era precisamente de Azpiri.

Si, la portada no era precisamente de Azpiri.

La historia nos metía en la piel de Hickey el kreezer. Los kreezer son pequeñas criaturas que se mueven como el Slinky y en este caso nuestro heroe tiene como misión rescatar a cinco compañeros enjaulados a lo largo de cinco niveles en un mundo helado lleno de enemigos cabrones.

Hay está nuestro héroe, presto a rescatar a su compañero.

Ahí está nuestro crack, presto a rescatar a su compañero.

Existen diferentes power-ups repartidos por el escenario que nos proporcionarán disparos, más velocidad, saltos más altos o mayor resistencia a las caídas, nuestro personaje puede saltar en vertical y disparar hacia el lado al que se dirige lo que facilitará en parte despejar el camino de los molestos enemigos.

A ratos el juego puede recordarnos a "la Pulga" de Invescomp.

A ratos el juego puede recordarnos a “La Pulga” de Invescomp.

El juego en sí es bastante divertido y tecnicamente resultón (para ser del 86) pero con una dificultad que roza lo absurdo, como en tantos juegos de ordenadores de 8 bits. Con mucha práctica conseguiremos pasar los dos primeros niveles y a partir de ahí el reto es para titanes, a no ser claro que uséis pokes.

En el último nivel salimos de las mazmorras heladas a la superficie, con palmeras y todo, que lujo.

En el último nivel salimos de las mazmorras heladas a la superficie, con palmeras y todo, que lujo.

En síntesis, Frost Byte es un juego bastante recomendable aún hoy en día para al menos echar unas partidas y ver si sois capaces de terminar el primer nivel. Dejo un walktrough cortesía de RZX Archive para que le echéis un vistazo al juego.